CLAUDE MONET (1840 – 1926)
La mirada del pintor se parece al silencio del cartujo. El cartujo busca en el silencio el sonido de la Palabra. Busca ir más allá del ruido y del sonido y del mismo silencio hacia lo inaccesible. Es pura contemplación.

El pintor también contempla. Al mirar su modelo quiere eliminar la distracción del modelo para ver también más allá del modelo. Lejos de toda distracción, las cosas se acaban convirtiendo en ruido óptico. El pintor mira la realidad para terminar no viéndola, anulándola. La mirada quiere ver eso que está detrás de todo. Quiere alcanzar lo inalcanzable. El modelo se hace transparente y el ojo se va en busca de la intratable luz que refleja.

Ambos luchan contra la torpeza de los sentidos que se convierten en un obstáculo, en un límite, para poder mirar/oír la Verdad.

«Me llevó algún tiempo entender a mis nenúfares. Los cultivaba por puro placer, sin pensar en pintarlos. Hasta que de repente, tuve una revelación tomé mi pincel. Y desde entonces no he tenido otro modelo. […]

Le diré que estoy absorbido por el trabajo. Estos paisajes de agua y de reflejos se han convertido en una obsesión. Supera mis fuerzas de hombre ya viejo y, sin embargo, quiero llegar a traducir lo que vivamente siento. Estoy deshecho……, vuelvo a empezar y espero que de tanto esfuerzo salga algo
[…]

Lo esencial del tema es en realidad el espejo del agua cuyo aspecto se modifica todo el tiempo, gracias a las porciones de cielo que allí se reflejan, y que esparcen vida y movimiento. La nube que pasa, la brisa que refresca, el copo que amenaza y que cae, el viento que sopla bruscamente, la luz que mengua y renace, y tantas cosas imperceptibles para el ojo de los profanos.
[…]

Me he fijado metas imposibles, por ejemplo pintar un espejo de agua con hierba que ondula en el fondo…. Algo hermoso de ver pero que, a la hora de llevar a una tela, está volviéndome loco.
[…]

¡Qué difícil es pintar…! ¡Una verdadera tortura!»

 

(Carta al escritor Gustave Geffroy (11 de Agosto de 1908)


¡Qué insistencia en la mirada! Como el cartujo, como el fotógrafo, como el poeta, no hay forma más intensa de mirar a la vida porque todos intentan ver lo que no se ve. No hay forma más lejana a ese llenar el ojo de la inflación de imágenes de las pantallas que nos impiden constantemente ver lo invisible, ese ensordecedor ruido visual, esa contaminación del medioambiente.

 

(Imágenes y textos de Monet de un pp  que me envía José Luis firmado por Pilar M.E.,Febrero de 2010)