http://1.bp.blogspot.com/-QTCEmruaDLM/VbFAQZ1sqiI/AAAAAAAAGf4/TpXBgT6jFlU/s1600/Qu%25C3%25A9%2Bes%2Buna%2Bfamilia.gif

En un post que merece la pena releerse –abajo lo tenéis– escribíamos sobre la importancia de lo pequeño en la educación tecnológica. Hablábamos de que, por ejemplo, comer en familia cada día era una ocasión inigualable de educar. También Familia Actual trata este tema estupendamente en otro post. Cita en él un ensayo de Fabrice Hadjadj en un libro profundo y rompedor sobre la familia, en el que contrapone magistralmente la tablette electrónica a la table familiar de toda la vida. Evidentemente la comparación no es taxonómica, sino que, aprovechando la coincidencia fónica de los dos términos en francés, es la excusa para analizar el enfrentamiento de dos mundos, de dos modos de vivir: el virtual y tecnológico y el físico y familiar que, lejos de ser ajenos, están estrechamente vinculados influenciando el uno en el otro.

Y empezamos por el final donde el autor hace un diagnóstico devastador de cómo la tableta ha ganado la batalla a la mesa, a partir del análisis agudo y preciso que Gunter Anders hace hablando de la televisión:

«Lo que representa y encarna el aparato es precisamente el descentramiento de la familia, su excentrización. Es la negación de la mesa familiar. No proporciona a la familia un punto de convergencia, sino que lo reemplaza por un punto de fuga común. Mientras que la mesa constituía una familia centrípeta, que invitaba a los que estaban sentados alrededor de ella a hacer circular el transbordador de las preocupaciones, de las miradas y de las conversaciones para seguir así tramando el tejido familiar, la pantalla orienta a la familia de manera centrífuga. Ahora, los miembros de la familia ya no se sientan unos frente a otros, sus sillas están puestas unas junto a otras frente a la pantalla. Sólo siguen viéndose, mirándose, por falta de atención; sólo por azar siguen hablándose (a condición de que todavía quieran o de que todavía puedan». (L’obsolescence de l’homme… Ivrea, 2002, p. 124).

Fabrice apuntala lo que ha ido pasando después. Era la época de los ‘mass media’ en la que «la familia se estructura como un público en miniatura [que mira] en dirección a una misma pantalla». Pero hoy «cada uno tiene su propia pantalla» y lo que en la tele era el comienzo de una fuerza centrífuga, hoy se ha hecho completamente realidad en un aislamiento total de cada miembro familiar. «El punto de fuga común de la televisión, ahora es un punto de fuga privado».

Atención, demoledor: «Apenas fundada la familia, la tecnología viene a hacerla estallar. Aunque sus miembros sigan alojándose bajo un mismo techo, si las tabletas –es decir, las pantallas– han ocupado el lugar de la mesa, cada uno de ellos vive por su cuenta. La jornada de su prójimo le resulta menos familiar que los desengaños de tal o cual artista. El divorcio acaba siendo el estado habitual, ordinario y subyacente de la vida familiar y cuando se manifiesta física y jurídicamente, lo más terrible de constatar es que ya no había nada que destruir porque no se había instaurado ninguna vida común. Ni siquiera una vida individual

«La mesa une porque se mantiene a una escala humana. La tableta pretende ser world wide: lo humano no tiene más remedio que trocearse», alejándose y deshumanizándose.

La cosa, como venimos sospechando aquí en el blog, es más grave de lo que parece: «La sustitución de la mesa por las tabletas sofoca a la familia desde su mismo comienzo. Lo que deshace el tejido familiar en nuestros días […] no es tanto un militantismo ideológico como un estado de hecho tecnológico». […] «La “crisis” es más radical de lo que queremos admitir (hasta el punto de que la palabra “crisis” puede parecer un eufemismo engañoso). Hoy día no carecemos de hábitos morales, sino de hábitos. No sufrimos un déficit de ideas, sino de presencia. Ya no se trata de ser mejores, sino sencillamente de seguir siendo humanos»

¡Impresionante!

En el próximo post, más.

Referencias:

Tablette vs table, ¿La tableta electrónica es superior a la mesa del comedor? En Fabrice Hadjadj, ¿Qué es una familia? La trascendencia en paños menores ( y otras consideraciones ultrasexistas) Nuevoinicio, Granada, 2015

La eficacia de lo pequeño

Pantalla sobre pantalla, Familia actual

Todos los libros de Fabrice Hadjad