Me divierte leer que hay gente para todo. Bendita diversidad. Los hay que se enganchan a las redes sociales. Y los hay que se quieren marchar de Matrix y volver a la paz del duro desierto de la realidad diaria y no saben cómo.

A pesar de que no es complicado en la mayoría de las redes el proceso de abandonarlas, para el usuario que pertenece a una de ellas la ruptura puede ser tan dolorosa como el corte del cordón umbilical. Si con unos minutos, la desvinculación provoca el llanto imagínense lo que puede ser un recién nacido de cuarenta años.

Para estos – como los ‘App-aholics’ existen algunas webs que les facilitan lo que han venido en llamar «suicidio virtual» .

En Consumer.es nos hablan del sitio holandés Suicide Machine “que permite desconectarse al mismo tiempo de algunas de las redes sociales más populares, como MySpace, Twitter y LinkedIn. Su intención es que los usuarios se conciencien de que ellos deberían tener el control de sus datos y no las empresas.

Sólo hay que proporcionar el nombre de usuario y contraseña para que, de modo inmediato, el servicio comience a eliminar los contactos y cambiar la contraseña para dejar el perfil vacío. Además, en Suicide Machine se crea una página en la que se refleja y se deja constancia de que el usuario ha querido abandonar esas redes sociales y se le da la oportunidad de escribir sus últimas palabras, a modo de epitafio virtual, junto con la fotografía de perfil que tuviera en la red social».

No sabemos si, además, la web ofrece apoyo psicológico para sobrellevar el proceso de duelo posterior al suicidio. Es –maravilla de la virtualidad- el único duelo de un suicidio en el que el finado es el protagonista. En todo caso sería algo parecido a una deshabituación. Porque el caso es que lo virtual muy a menudo lleva consigo males metabólicos nada virtuales. Todavía no hay parches como los de la nicotina, pero todo llegará.

Yo, por si acaso, aquí dejo el link de la web, por si alguien necesita ayuda para, virtualmente, suicidarse.

Usen las pantallas, no las consuman o serán consumidos por ellas