«La NBA es cada vez más negocio y menos deporte» dicen que dijo Pau Gasol. Los norteamericanos hace tiempo que no tienen ninguna duda.
El ganar la copa de Europa de fútbol he oído que nos costaría siete millones de euros sólo en primas de jugadores y equipo técnico.  Si no he hecho mal las cuentas mil ciento sesenta y dos millones de las antiguas pesetas. Y, gracias a la iniciativa de un diputado comunista, nos hemos enterado de que los jugadores pueden o no tributar en España lo que cobran en la competición europea. 
>Primero: sin esa iniciativa parlamentaria, la multitudinaria tropa de periodistas que «nos informan» de las andanzas de La Roja no nos hubieran dicho absolutamente nada ni de lo que cobran, ni de lo que no tributan para no manchar el bonito espectáculo de focos, luces, símbolos y gladiadores sobre el terreno de juego con detalles superfluos y tan materialistas como ese.
Segundo: ¿hay alguien que todavía dude de que la LFP, la FIFA y la UEFA  y demás organizaciones deportivas hace ya muchos días que son más negocio e intereses que deporte?
Pero, silencio: el domingo juega La Roja y, como todo el mundo sabe, La Roja somos todos, los que cobran y los que les pagamos. Cosas del medioambiente simbólico. En fin, que gane el mejor (¿o eso era antes cuando el deporte era deporte?).