El lenguaje publicitario, que suele ser bastante políticamente correcto, en ocasiones brilla lúcidamente y define con precisión una verdad científica hoy frecuentemente obviada, es decir, escondida…, silenciada: somos lo que somos  y venimos de donde venimos.