Leo en un número atrasado de Aceprensa,  nueva definición descriptiva de esa especie de nuevos  seres  que a partir del libro de Baricco, hemos venido en denominar aquí Barbariccos. Pertenece a Robert Jay Lifton, en su libro con el expresivo título de The Protean self: human resilience in an age of fragmentation (El ser Proteico: la resiliencia humana en la edad de la fragmentación). 
Los «barbariccos» serían según él «seres humanos proteicos que viven en un mundo de cuñas sonoras de siete segundos; acostumbrados a acceder, perder y recuperar la información rápidamente; disponibles para prestar atención, pero sólo unos instantes; poco dados a la reflexión, si bien más espontáneos; gustan de ser valorados más por su creatividad que por su laboriosidad; más terapéuticos que ideológicos; piensan más con imágenes que con palabras. Aunque su capacidad de construir frases escritas es menor, es mayor la de procesar datos electrónicos. Son menos racionales y más emotivos