Recibo un e-mail reenviado sobre una de las muchas utilidades del móvil que comentábamos el otro día. (Aunque esta es una utilidad muy poco recomendable)

Misterio:

Si solicitas una melodía para tu teléfono móvil mandando un mensaje SMS aun número de 4 cifras, la  descarga cuesta 1,20 € por minuto; pero… como la descarga dura dos minutos, la cosa te costará 2,40 €. Sin embargo, tu factura mensual asciende de repente a 100 más de lo que habitual. ¿Qué ha ocurrido?

Resolución:
Resulta que al escribir «alta» a lo que deseas (descargarte la melodía), te estás dando también de alta SIN TÚ SABERLO ―pero eso no importa― a una serie de contratos para que manden a tu número continuos mensajes SMS de publicidad. Todos y cada uno de estos mensajes son a cobro revertido, se cargan a tu cuenta aunque tú no abras ninguno o los destruyas sin abrir. Es decir que si te mandan, por ejemplo, diez SMS al día, a razón de 0,30 céntimos cada uno, estás pagando 3 diarios por una cosa que no necesitas, que no has pedido y que no sabes de dónde sale. Multiplica eso por 30 días que tiene el mes y verás lo que sube…

Mercado libre

Cuando vas a tu compañía a decirles que paren, bloqueen o filtren esa invasión indeseable te dicen que ¡¡¡NO PUEDEN HACER NADA!!!  Ni Telefonica (sin tilde), ni Yoigo, ni Vodafone, ni Orange ni ninguna de esas compañías tan amables en la publicidad de la tele puede impedirlo; has sido tú, por pardillo, quien se ha metido en el fregado y ellas están encantadas porque les queda un pico de cada mensaje enviado y cobrado.

Reflexión:
Me cuesta creer que con los abrumadores medios tecnológicos de hoy en día sea «imposible» descubrir y eliminar a esos timadores ocultos. Será imposible para un usuario corriente, ¿pero para una empresa con cara y ojos a nivel profesional? Lo malo es que ahora las empresas, ya no tienen ni cara ni ojos y, si resistes el enjundioso diálogo con el robot de «si esto y aquello pulse uno… si esto y lo otro pulse dos» a lo máximo que llegas es a hablar con un/una telefonista que nunca sabe nada del asunto.

Moraleja:
No hagas ninguna operación ni con el móvil ni con el fijo que represente participar en concursos, beneficiarse de gangas, incorporar utilidades infográficas, insertar audio, etc. Avisados quedáis. Estamos en un mercado libre. ¿O no?

Usa la tecnología del móvil, no la consumas o serás consumido por ella.