mejor educados-gregorio luri-9788434414822

Extraigo del libro de Luri ya reseñado aquello que tiene que ver directamente con el tema de pantallas:

Padres, madres, familia
«El móvil tiene muchas utilidades, pero quizás no sea acertado utilizarlo como prolongación del cordón umbilical».

«Nada determina más el uso de las nuevas tecnologías, que el uso que los niños ven hacer a sus padres de las mismas. … «Los niños nunca han sido buenos en escuchar a sus padres, pero nunca fallan al imitarlos» James Baldwin.

«El problema a menudo no se encuentra en la conexión a internet, sino en la desconexión familiar».

Estadísticas
«Nuestros hijos pasan seis horas diarias, ¡seis!, conectados a sus prótesis digitales (televisión, ordenador, móvil, consola…) Una manera de relacionarse con el mundo que no debemos aceptar resignada, entusiasta o indolentemente como buena.

El 44% de los menores ve la televisión entre las 10 y las 12 de la noche,

El 36% dice que sus padres no controlan sus hábitos televisivos. Más de la mitad admite que en esta franja horaria se ven cosas que ellos mismos no dejarían ver a sus hermanos pequeños.

Un 36 % accede a internet sin ningún control de los adultos.»

Acoso, anonimato, delitos
«Uno de cada dos tiene amigos a los que solo conoce de la red y un 14% ha quedado alguna vez con ellos.

Un 14% afirma haber recibido propuesta sexuales a través de la red y un 11%, insultos o amenazas.»

«Los padres deberíamos saber que la mayoría de los delitos cibernéticos no los cometen gentes desalmadas y remotas, adultos sin escrúpulos o adolescentes marginales, sino adolescentes de entre 14 y 15 años, de clase media y que están cursando la ESO. Las chicas siguen siendo mayoritariamente las víctimas, especialmente en la franja de los 14-15 años.»

Soledad, amistad, relaciones
«¿Se puede aprender a estar solo con un móvil en el bolsillo?»

«El exceso de horas de pantalla va en detrimento de las relaciones cara a cara, que son las más humanizadoras porque sólo en ellas nos vemos a nosotros mismos reflejados en las reacciones que provocamos en los demás».

«Deberíamos saber que en Corea del Sur, un país en el que hay más paratos digitales que personas y donde el 20% de los jóvenes entre 10 y 19 años pasa siete horas diarias ante una pantalla, se están tomando en serio la aparición de jóvenes obsesionados con el mundo virtual pero que son incapaces de recordar un número de teléfono, escribir con letra inteligible o mirar cara a cara a las personas con las que hablan. En la actualidad hay más de 140º centros en todo el país que tratan esta adicción».

«Este animal con las mejillas rojas (o lo que es lo mismo, capaz de sentir vergüenza) que es el hombre, ha encontrado en la tecnología una manera de proteger su espontaneidad de la mirada escudriñadora del otro. ¿Cómo se puede aprender a controlar las propias emociones en estas condiciones? ¿Y si no aprendemos esto, no estamos condenados a estar cada vez más aislados?»

Pornografía
«El encuentro de nuestros hijos con la pornografía en internet está teniendo lugar en torno a los once años».

Lectura
«J. Nielsen escribió un informe titulado: «Cómo los usuarios leen en la web». La primera frase del mismo era: «No leen».

«Parece claro que en internet la comprensión lectora ha de ser inmediata, pues es un medio que estimula las urgencias y la lectura fragmentaria. Queremos saber qué hay más allá de todos los enlaces …. Mientras la pantalla nos avisa de que hemos recibido un mensaje de correo, Facebook o Twitter.

¿Quién puede concentrarse en la lectura de Flaubert si tiene al lado Facebook?

¿Quién puede encontrar nada en Google si no sabe escribir bien lo que busca?»

«El hábito lector crea lectores, mientras que el hábito del entretenimiento crea personas que necesitan ser entretenidas».

Efectos
«Se habla mucho de los efectos de las nuevas tecnologías en el cerebro. En realidad, donde más se dejan notar es en el cuerpo: vicios posturales, sedentarismo, obesidad, disminución de las habilidades físicas en los niños…

En general, las nuevas tecnologías parecen hacer realidad las palabras del evangelista Mateo (25-29): «a todo el que tiene, más se le dará, y tendrá en abundancia, pero al que no tiene, incluso lo que tiene se le quitará». Es decir, amplifican, para bien y para mal las habilidades de los que las utilizan.»

Multitarea
«Cuantas más cosas hacemos al mismo tiempo, peor hacemos cada una de ellas, como todos sabemos bien por propia experiencia. Ahora a esto de dispersarse haciendo cosas diversas le han dado el nombre de multitasking. Créanme: sei se trata de hacer lago serio, no funciona. Los llamados multitaskers nos ofrecen pocos trabajos serios. Para hacer las cosas bien hechas, es mucho mejor ordenar las tareas según du prioridad y hacer una después de otra, concentrando todas nuestras energías en hacer lo mejor posible la que estamos haciendo. La dispersión y el pensamiento crítico siguen caminos opuestos. La dispersión consume mucha información, pero asimila poca.

En cuestión de rendimiento, menos es más. El multitasking es, de hecho, lo opuesto a la productividad.

A mediados de agosto de 2013 un artículo de The Economist aseguraba que «internet no ha provocado aún el milagro de productividad que nos prometíamos». Inmediatamente, un lector comentaba lo siguiente: «Pues claro que no, más bien al contrario: lo que ha hecho es traernos cosas con las que perder el tiempo en vez de hacer algo de provecho…»