Para acompañar el magnífico comentario que nos dejó ayer José Luis, ahí va el testimonio gráfico:

August Sander