Esta vez no es la tele la que está en la pared. Es el espectador el que está emparedado.