Si decíamos ayer que la escuela debe oponer resistencia a la liquidez del mundo tecnológico, hoy traemos una interesante oposición que Gregorio Luri  (págs. 237-239) hace entre lo que denomina «moral fashion», moral del consumo,  propia del medioambiente simbólico en el que nos movemos todos y la «moral del trabajo» que la escuela debe hacer prevalecer como contramedida.

Moral fashiónMoral del trabajo
Impaciencia. Necesidad de gratificaciónCapacidad para postergar la gratificación inmediata
Necesidad de atajos para satisfacer el deseoCapacidad de tomarse el tiempo necesario
El tiempo como distancia a la satisfacción del deseoEl tiempo, valor en sí mismo para ser llenado de contenido
El desarraigoLa lealtad
Libertad para la desvinculaciónAprecio y prestigio de los vínculos duraderos
Consumo incesanteConsumo pausado. Disfrute del tiempo lento
Dispersión de la atenciónConcentración de la atención
Desprestigio del saber como algo pasado de modaValoración del saber
Inestabilidad y variedad de lo humanoLo común de la humanidad, lo permanente
Realizarse es satisfacerseLa realización de la persona en la comunidad
La inspiraciónLa disciplina
La informaciónEL conocimiento
La espontaneidadLa reflexión
La crratividadLa copia
El deseo como norma de conductaLa postergación del deseo por un proyecto de vida
EL disfrute del momentoLa construcción de una biografía
FrustraciónResiliencia
Comprar y sustituirReparar

En una columna, la descripción de un Barbaricco. En otra un ser humano.

Usen las tecnologías, no las consuman o serán consumidos por ellas.