Hoy mi vecino y recomendado medioambiente político, Santiago González, publica un comentario que pisa el que yo mismo pensaba hacer aquí. Remito a mis lectores a su blog, que encabeza este post.