Algunas cosillas destacadas de este magnífico vídeo:

¿Por fin solos? (Hemos acostado ya a los niños y estamos ella y yo… O no hay niños ni ella: al fin yo solo…)

No: una cosa es el silencio y otra la soledad. Podemos estar juntos o incluso solos, tranquilos en  un sillón o en el sofá y con el móvil mirando cosas o chateando, conversando o viendo la tele o escuchando un podcast…

La soledad consiste en dejar de lado todo lo que nos introduce información constantemente, para mejorar nuestra calidad de vida. Lo que Cal Newport, en Minimalismo Digital (En defensa de la atención en un mundo ruidoso), define como un estado en el que no hay intrusión de otras mentes, de información creada por otros, de inputs externos -en palabras de Igor-.

La soledad ayuda a comprenderse uno mismo, nos hace más creativos, más capaces de resolver problemas complejos, nos ayuda a regular nuestras emociones, refuerza nuestra relación con los demás de los que nos alejamos para volver renovados a ellos… porque la desconexión mejora la conexión.

Es, en definitiva, lo que ocurre en la oración: la única conversación que tiene los beneficios de la soledad. Y para finalizar la «frasecita» -¡tela marinera!- de Pascal (al que Igor confunde con Pascual):

«Todos los problemas de la humanidad provienen de la incapacidad del hombre de estar solo y en silencio en una habitación»

¿No estará esta sentencia detrás del gran problema que sufrimos hoy con las grandes tecnológicas, la televisión, los medios, el ruido…?

 Referencias:

Canal de vídeo en YouTube de CDL Family

Minimalismo Digital, Cal Newport en amazon