Esa televisión —ahora silenciada en la preocupación educativa por la marea digital— que no cesa. Que fluye. Que nos acompaña día a día con su tiranía del prime time. Y en ese fluir, su producto estrella que Berlich retrata magistralmente:

Resultado de imagen de televisión humor