TV e infancias: ¿Qué pueden ver los más pequeños en la ...

 

Publicar fuera del tiempo es lo que solemos hacer nosotros. Nuestros post no siguen la actualidad. Nos gusta mantenernos, al contrario, completamente anacrónicos para que el espejismo de la actualidad no nos confunda en la interpretación de lo que actualmente está pasando.

No estamos solos. Me manda mi hijo una publicidad curiosamente anacrónica de las páginas de El País: un niño, una televisión. Recomienda leer y ve en la tele el mayor competidor de la lectura. Parece sacada de otra época. Ya saben: desde que existe internet y los móviles la tele ya no existe. Ha desaparecido del imaginario de las preocupaciones sociales. Tuvo su momento. Pero ya no es este. Es lo que decíamos de la actualidad: actualmente ya no hay tele. Sin embargo, fuera de la actualidad, anacrónicamente, los índices de audiencia no dejan de aumentar y si se hiciera un test de reconocimiento de spots, productos, personajes, series, talk-shows y concursos… entre todos los miembros de las familias españolas –incluidos los niños- , el resultado sería sorprendentemente exacto en las apreciaciones. Pero actualmente no existe ya la televisión.

Sólo existe en la anacronía, pero, ¡ay!, una anacronía desgraciadamente muy actual. Por eso esta publicidad de ayer mismo merece ser rescatada precisamente por su rabiosa actualidad: no dejes que esta sea la única historia que conozcan tus hijos.