Marina 4Terminamos esta serie con el tema de la dependencia. Marina nos advierte que el hombre es una animal dependiente. Las pantallas juntan el hambre con las ganas de comer.

Cultura de la dependencia, recompensa inmediata

«Es muy probable que entre todos, y por diversos caminos, estemos construyendo una cultura de la dependencia.  … según Arnold M. Washton, «somos más vulnerables que nunca a las drogodependencias y a todas las adicciones en general, y  la susceptibilidad a padecer procesos de dependencia está aumentando en nuestro ambiente cultural» […] Si es un cambio cultural lo que ha estimulado el abuso de drogas, el único remedio es otro cambio cultural. […] Lo importante es identificar y cambiar las creencias y actitudes que fomentan las dependencias.

[…] El sistema de creencias adictivo es una mezcla de mentalidad del arreglo rápido y de sentimiento de impotencia. … «Es el legado más agridulce que le dejaron las drogas a nuestra generación: el deseo de sobrevolar por encima de una vida llena de altibajos. Las drogas fueron como un helicóptero que nos depositara en la cima del Himalaya para disfrutar de la vista sin haber tenido que escalar. Esa experiencia nos dejó durante muchos años con una avidez de éxtasis, una impaciencia por las cosas terrenas, una desconfianza en la eficacia del esfuerzo. A quienes tomaban un atajo hasta el mundo de la magia les ha constado mucho aprender a tener paciencia, perseverancia y disciplina, a tolerar el exilio en el mundo común y corriente» (Annie Gottlieb, Do you believe in Magic?, 1987)»

«Uno de los motores de la inquietud, de la prisa, del deseo de nuevas percepciones, es el tedio.  […] El hombre moderno teme aburrirse, y se encuentra continuamente amenazado por el aburrimiento. […] buscan compulsivamente excitaciones. Son los emotion seekers. […] ¡Cómo beben ahora mis alumnos! Descubro en ellos prisa por colocarse. Lo que quieren no es beber, sino haber bebido.»

 «[…] Estamos educando a nuestros jóvenes con un bajo nivel de tolerancia a la frustración. Todos nos convertimos con facilidad en propagandistas de la recompensa inmediata. … la búsqueda compulsiva, apresurada, no deliberada, de la satisfacción está en el origen de muchas conductas juveniles. Mis alumnos no quieren disfrutar bebiendo o tomando drogas de síntesis. Quieren colocarse cuanto antes. En las sociedades desarrolladas la impulsividad aumenta. …  La teoría psicológica sobre el comportamiento humano, basada en la idea de motivación y no en la idea de voluntad, presenta un sujeto excesivamente sometido a las incitaciones del ambiente o de los deseos, con  lo que la creencia en propia autonomía ha perdido fuerza. […] Es precisamente, esta idea, la dude autonomía, la que tendría que ser el centro del cambio cultural, sustituyendo a la idea de libertad que alegremente predicamos como el valor supremo. […] La capacidad para elegir los propios fines, evaluarlos, justificar nuestra decisión y tener energía para realizarlos.»

«[…] La dependencia está agazapada en el bosque de las neuronas. Las drogas, ya lo saben, tienen un efecto reforzador colosal. En el laboratorio, los animales trabajan sin descanso, apretando una palanca, hasta doce mil veces, para conseguir una dosis de cocaína. Eligen la cocaína antes que la comida, el agua, el sexo o la vida misma. Son incapaces de resistir el poder del incentivo y mueren de sobredosis […] Nuestro estado natural es la dependencia. Las libertades son siempre el fruto de un duro proceso de liberación. Por eso me parece tan torpe decir que somos libres, como si serlo fuera una propiedad irremediable y gratuita, recibida sin esfuerzo. Me temo que la Libertad, así en abstracto y con mayúscula, Es un licor engañoso que nos calienta la boca hasta hacernos perder el seso. Adelantaríamos mucho hablando sólo de liberaciones minuciosas, peleadas y frágiles. Esta vulnerabilidad nos fuerza a ser humildes.»

«[…] La drogadicción es una enfermedad biográfica, por utilizar la expresión acuñada por Julián Marías, es decir, que el proceso que llevó a la enfermedad es una parte de la enfermedad.»