Tengo algunas entradas del Blog de Enrique Dans por contestar y comentar. Intentaré darles salida esta semana.

 

Dans es un entusiasta de Internet y de las nuevas tecnologías sin paliativos. Un ciberoptimista, vamos, aunque su información del desarrollo tecnológico es muy buena y no suele desbarrar demasiado manteniendo posturas extremas.  Por eso me han llamado la atención estas entradas en las que o bien destaca algún aspecto negativo de la Red (No todo lo que lees en la pantalla es cierto, Internet como amenaza) o bien se pasa varios pueblos hablando del tema educativo en relación al libro de texto Cómo se puede ser tan sinvergüenza Matar al libro de texto).
 
Vamos con ellas. En Internet como amenaza parece que la confianza ilimitada del autor en las posibilidades de la Red se ensombrecen con la lectura de Cypherpunks, el próximo libro de Julian Assange junto con Jacob AppelbaumAndy Müller-Maguhn y Jérémie Zimmermann editado por O/R Books.
 
La cita del comienzo del post cogida del libro es, desde luego, estremecedora.
 
“El mundo está ya no derivando, sino galopando hacia una nueva utopía perversa y transnacional. Esta evolución no ha sido debidamente reconocida más allá de los círculos de la seguridad nacional. Ha sido ocultada por el secretismo, por su complejidad y por su escala. Internet, nuestra mayor herramienta de emancipación, se ha transformado en el facilitador de totalitarismo más peligroso que jamás hayamos visto. Internet es una amenaza para la civilización humana.

La cosa es muy fuerte para los que como él llevan muchos años disfrutando de Internet y tienen en Julian Assange a un héroe de la ciberrevolución. Imagino que muchos se habrán quedado tan de piedra como el propio Dans al escuchar al gurú hacer esta afirmación tremenda que me he permitido subrayar en negrita.  Tan de piedra como yo al leer al propio Dans afirmar que  «las amenazas que se citan, llevadas unos años más tarde convierten la red en esa herramienta de control que tan acertadamente retrató George Orwell en 1984. Y como comenta el propio Julian Assange de forma inquietante, “ellos lo saben porque ya han tenido ocasión directa de encontrarse con el enemigo” a lo largo de su experiencia con Wikileaks”.»

Parece que ya nos somos cuatro apocalípticos los que hacemos afirmaciones como esa. Bienvenidos al club.