José Antonio Gabelas nos sugiere a través de Scoop, este enlace que intenta resumir los resúmenes del año a través de las redes sociales más populares.

Interesantes. Sobre todo los de Twitter, Google y YouTube porque detrás de tanto pío pío, tanta búsqueda y tanto vídeo está el corazón de los usuarios y aquello que tienen más en la cabeza; el tuétano de la eficacia y la altura cultural de la red de la que tanto hemos hablado a lo largo del año: ¿Qué hacemos en la nube? ¿Qué nos interesa? ¿En dónde tiene sus millones de cabezas esa Hydra del conocimiento colectivo llamada Noosfera? Veamos.

En Twitter, lo más retuiteado se mueve entre Obama y Justin Bieber. Obama pió «Cuatro años más» y 810.000  fans piaron con él. En cuanto a los eventos –lo que llama Twitter el Pulso del Planeta–, si quitamos el huracán Sandy, otra vez Obama y la controvertida ley SOPA sobre internet, todo es deporte, música y cine. En el apartado denominado por la red social «Sólo en Twitter», hay algo de ciencia, algunos retos,  y más deporte,  siempre desde el punto de vista del espectáculo. En las «voces nuevas», además de la del Papa, un buen montón de incorporaciones individuales del deporte, la música, la política, etc…, a la red social.

Todo muy interesante si lo que te interesa es el punto de vista mediático, es decir: eso que denominamos actualidad; o sea: el espectáculo del presentismo global alejado de todo análisis que nos proporcione explicaciones de lo que está pasando. Poco, muy poco, desde el punto de vista del conocimiento.

¿Y en Google?: 1,2 billones de búsquedas en 146 idiomas. No está mal. Hay una interesante página llamada Tendencias de Google a la que acudir en cualquier momento para conocer cómo está el tráfico de búsquedas sobre cualquier tema. Cantantes, actores y actrices, el omnipresente Obama, otra vez deportes, viajes, entretenimiento, espectáculo… son de nuevo las tendencias al alza. No nos dan datos exactos de número de búsquedas, pero, si buscamos cómo va la evolución de la palabra ‘sexo’ nos encontraremos que sigue en los primeros puestos y subiendo. Este bonito vídeo fabricado por la empresa buscadora no logra ocultar la vaciedad cultural de esos millones de búsquedas debajo de su música épica y sus bellas imágenes.

 

Lo de YouTube es especialmente paradigmático. Son imágenes, las reinas hegemónicas de la cultura contemporánea. No es lo que la gente piensa, lo que la gente hace, lo que ocurre: es lo que la gente graba, lo que la gente sube, es lo que la gente ve. Son millones de horas de tiempo consumido ante la pantalla. 

Aunque en la infografía la empresa –por cierto la misma empresa anterior, porque YouTube pertenece a Google– se esfuerza por destacar vídeos vistos cientos de miles de veces con temas de carácter político o global, donde realmente han estado los millones de pares de ojos invirtiendo gran parte de su tiempo de ocio está mucho mejor expresado en este vídeo:

 

Y sobre todo en este otro, los 50 vídeos más virales, que constituye un excelente escaparate de la paupérrima  ‘movida’ cultural de esta red social.

Para terminar de manera más positiva, os dejo un genuino producto de la creatividad -esta vez sí- de YouTube: la aparición y consolidación de un excelente grupo de músicos –Walk off the Earth– que han utilizado la red como única plataforma para exponer su música y han creado versiones realmente espectaculares desde el punto de vista musical y visual con un dominio absoluto de todos los registros instrumentales, de voz y de tecnología: una maravilla. Tienen su propio canal  con 64 vídeos en los que merece la pena invertir que no gastar algo de tiempo. Ahí los tenéis en uno de los más vistos: buenísimo.