Alrededor de 3.500.000 españoles (un 8% de la población total) se han pasado la friolera de 10 horas al día ante el televisor en el 2008.

Según lo que revelan los 3.845 audímetros (repartidos en otros tantos hogares), cada español ha permanecido en el 2008 ante la pequeña pantalla 227 minutos (3 horas y 47 minutos) diarios.

En diciembre se han roto todos los techos: una media de 4 horas y 6 minutos por español y día.

Todos aumentan, menos los jóvenes: de nuevo, los que más tiempo pasan delante del televisor son los mayores de 65 años -317 minutos-, seguidos de los adultos entre 44 y 64 años, que son quienes más aumentan su consumo respecto a 2007 -siete minutos al día-. Los niños menores de 12 años recuperan cuatro minutos en 2008 -148-, mientras que los jóvenes son los únicos que reducen su tiempo de exposición y también el colectivo que menos consume (porque emigran a otras pantallas)

Casi la mitad de los españoles (el 44,2%) vieron la televisión solos, frente al 37,9% que prefirió el consumo en pareja y el 17,8%o que vio la televisión en grupo.

Por comunidades, las más adictas fueron Aragón (250 minutos), Andalucía (237) y Cataluña (236), y las que menos: Galicia (205), Madrid (210), y Canarias (218 minutos).

Pero, consolémonos: aún estamos lejos de Japón, que supera de largo las 5 horas diarias y va muy por delante en el índice de suicidios.

Hoy, más que nunca: vean Televisión, no la consuman o serán consumidos por ella.