El libro Pantalla Global de Lipovetsky y Serroy al que dedicamos aquí varias entradas, se ha convertido en una exposición. El Museo San Telmo de San Sebastián y el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona, con los autores como comisarios, han construido una muestra visual de sus tesis en una exposición que puede visitarse físicamente en ambos centros o virtualmente en Internet y cuyo objetivo se resume así en la web: «Mostrar el poder de la pantalla en todas sus vertientes: seducción, espectáculo, creación de arquetipos y modelos, información, interactividad, vigilancia… Unos poderes que, con los adelantos tecnológicos, se renuevan a partir del formato inicial, el de la gran pantalla cinematográfica, hasta llegar a la actual proliferación de pantallas. Pantallas presentes en todas partes y a todas horas que permiten verlo y hacerlo todo». 
 
 
El libro también lo tenéis resumido aquí. Lo digo porque, aunque no he visitado la exposición real, no creo que supere al libro –ni creo que lo pretenda, simplemente es otro formato- y el libro merece leerse y releerse. Lipovetsky tiene el defecto de que el análisis de la realidad-ficción creada por las pantallas le lleva a al optimismo postmoderno de ver como progreso individualista y avance social lo que a mi juicio es una regresión y una renuncia. Tiene la virtud de la descripción inmisericorde pero exacta de la sociedad visual y de consumo. Su tesis no es otra que la que subtitula la exposición: las pantallas han conformado y conforman el mundo actual de tal modo que hoy el mundo se ha convertido a su vez en una gran pantalla en la que la frontera entre realidad y ficción se desdibujan.
 
 
Si pueden, acudan a la exposición. Seguro que será interesante. También pueden asomarse a la exposición virtual. Pero, sobre todo, lean el libro o echen un vistazo aquí a su resumen. Vale la pena.