Baricco ya nos advirtió de que para entender nuestra época hay que atender a rincones que no siempre están en un primer plano, pero que constituyen indicios de cambio y que marcan tendencias.

Con este post, inauguramos una búsqueda —en la que espero que colaboréis con ejemplos concretos— de síntomas que nos ayuden a un diagnóstico.

He aquí hoy la mezcla de unos cuantos elementos dispares y hasta ahora  inconexos: el jazz, el rap; el ambiente sociológico norteamericano y un cantante aragonés; Harlem, Nueva York, París y Zaragoza. El nuevo mundo global. El desdibujamiento de las fronteras. El mestizaje.