FUMATA BIANCA, HABEMUS PAPAM

Resuena el latín en la plaza romana de San Pedro y es llevado a todo el orbe a través de las nuevas y viejas tecnologías:
 
«Annuntio vobis gaudium magnum: Habemus Papam! Eminentissimum ac reverendissimum Dominum,Georgium Marium Sanctæ Romanæ Ecclesiæ Cardinalem Bergoglium, qui sibi nomen imposuit Francisci»
 
Luego hay unos segundos en los que la cháchara mediática, tras días y días de especulaciones, opiniones y vaticinios de expertos vaticanistas, locutores, tertulianos y redes sociales enmudece desconcertada. (¿¿¿¿¿…??????).
 
Luego la jaula de grillos comienza de nuevo su coro chillón y monótono de especulaciones, opiniones y vaticinios de expertos vaticanistas, locutores, tertulianos y redes sociales.
 
Han sido sólo unos segundos, pero ha sido divertido.
 
¡Ah, el soplo del Espíritu! ¡Qué poco mediático es!