Os traigo hoy un estudio realizado por Google este mes de agosto con los datos que arranca de cada uno de los clic de nosotros los consumidores y dirigido obviamente a sus verdaderos clientes que son las empresas de marketing.  Los 1611 consumidores son norteamericanos y en cuanto a pantallas se refiere, EEUU está muy por delante de nosotros, pero señala inequívocamente una tendencia: la sociedad multipantalla. No sólo como una posibilidad, sino como una realidad en la conducta de los usuarios.
Os inserto una presentación que da cuenta de todo el estudio.
Como está en inglés os traslado algunas de las conclusiones más importantes:
Vamos, estamos ya, hacia una sociedad multipantalla en la que la hegemonía del soporte de cristal es absoluta frente a cualquier otro medio de acceso a la información a través de diversos soportes  — principalmente el ordenador, los smartphone, las tablets y por supuesto, la TV— dependiendo la elección del contexto marcado por el dónde estamos, qué queremos hacer y por el tiempo de que disponemos.
Pasamos una media de 4’4 horas diarias ante las pantallas
Nuestro tiempo online se extiende entre cuatro dispositivos básicos: 17’ Smartphone, 30’ Tablet, 39’Pc o portátil, 43’ TV.
La televisión sigue siendo la reina en cuanto a tiempo de consumo, pero ahora ya no está sola, ya no se ve sola: principalmente el Smartphone como pantalla más versátil tiende a estar en todas partes y en todo tiempo. De hecho la televisión es el dispositivo con el que más se utilizan otros soportes.
Hay dos modos principales de comportamiento multipantalla: el secuencial, en el que nos movemos de un dispositivo a otro, y el simultáneo, en el que usamos varios dispositivos al mismo tiempo.
Los smartphones son la columna fundamental de nuestras interacciones diarias con los media. Tienen el número más alto de usuarios interactivos por día y son el principal punto de arranque de actividades entre múltiples pantallas.
El uso multipantalla es adictivo porque nos hace sentir más eficientes. Nos da la sensación de que podemos actuar de manera improvisada y hábil que nos proporciona la convicción de que estamos aprovechando más el tiempo.
Os pongo también aquí un par de infografías más.

Como les gusta decir a los teóricos, «estos son los hechos». Ahora habrá que pensar qué consecuencias tienen en los usuarios. ¿Seremos más libres que antes porque podemos consumir información y productos más rápido y mejor? ¿La sensación de eficiencia que nos producen las pantallas expresa una realidad o es sólo un espejismo adormecedor?