El Instituto para la Calidad de los Media (ICMedia) del que formamos parte está llevando a cabo el diseño de un Plan Estratégico para desarrollar durante los próximos dos años su tarea de enriquecimiento social del Medioambiente Simbólico con la colaboración de las Asociaciones que como la nuestra pretenden aportar su grano de arena a la mejora del uso y disfrute de las pantallas y medios de comunicación por parte de los usuarios.
 
 
Desde ASUME Aragón hemos colaborado a la reflexión previa a ese plan  con un documento que intenta situar la acción de las Asociaciones de Usuarios de los Medios en el contexto social real tan tremendamente volátil y complejo que nos ha tocado vivir.
En estas entradas sucesivas, tituladas «¿Dónde estamos?» hemos volcado nuestra visión del paisaje medioambiental en el que nos movemos. Es imprescindible saberlo para poder después moverse con eficacia y agilidad en este campo. La complejidad de este nuevo escenario de la comunicación es enorme y no es fácil hincarle el diente. Lo hemos intentado a base de diferentes pinceladas.
Ahí van las primeras.
 
 
Aumento de la oferta
La digitalización de la señal televisiva ha producido un aumento de la oferta audiovisual en el hogar en cuanto al acceso a un mayor número de canales de televisión, a la vez que el proceso creciente de concentración  empresarial, ha ido paradójicamente disminuyendo el número de emisores cada vez de mayor tamaño y de carácter supranacional, en un proceso que, en los dos sentidos, se prevé que vaya todavía más allá.
 
 
Un mundo multipantalla
La hegemonía de la televisión en el tiempo de ocio y en el acceso a  información en los hogares,  a pesar del incremento de sus terminales en los hogares y del aumento incesante de su consumo, —20 m. de media anual por persona y día en los últimos diez años—  ha ido acompañada por la multipresencia de otras pantallas, de las conexiones a Internet en soportes fijos y móviles, de la continua y renovada oferta de nuevas tecnologías aplicadas a la vida cotidiana y de la sofisticación creciente de los videojuegos, es decir de un aumento del consumo del entretenimiento, la relación y la información a través de la pantalla.
 
 
Fragilidad del control parental
La dificultad de los padres y educadorespara utilizar pedagógicamente la televisión y/o  contrarrestar su influencia negativa, se ha multiplicado ahora por la señalada omnipresencia de otras pantallas  que han convertido el hogar en un espacio público poblado por individuos conectados a la red y a la vez paradójicamente más aislados entre sí  y que encuentran cada vez más dificultades para la adquisición de una identidad propia forjada en el traspaso de valores dentro del  ámbito familiar y comunitario del hogar y de la escuela, en competencia con una educación no formal constituida por un anónimo imaginario colectivo que hemos venido en denominar medioambiente simbólico.
 

Desigualdad global en el acceso a la información

Bajo una falsa apariencia de globalidad, el acceso a las redes y sistemas de comunicación es de una profunda desigualdad a nivel mundial, pero también a nivel nacional  y local habiendo amplias zonas sin acceso ni influencia a la información por parte de sus ciudadanos y aisladas y, por lo tanto invisibles e inexistentes,  para el resto del mundo: nos referimos a la existencia de la censura en los accesos a la Red por parte de algunos regímenes políticos, la diferencia entre territorios rurales y urbanos, la diferencia entre los países del primer mundo y los países en vías de desarrollo.

Expansión y explosión de los dispositivos móviles

La explosión y expansión del mercado de la telefonía móvil, la competencia entre las distintas compañías, la variedad aparente de la oferta y el desarrollo imparable de nuevos productos y aplicaciones, plantea a los usuarios diversos problemas en cuanto a la decisión de compra, la adecuación del producto, la obsolescencia psicológica de sus prestaciones, la adecuación de estas a las necesidades reales de uso, los diferentes tarifas de conexión, la protección y derechos de los usuarios, etc., a  los que las Asociaciones no podemos ser ajenos.

Rapidez en el desarrollo de nuevas tecnologías

Del mismo modo, la rapidez en el desarrollo de aplicaciones, gadgets, nuevos soportes, prestaciones, etc., de las nuevas tecnologías, hace que el usuario necesite de una orientación cada vez más especializada para sus decisiones de consumo e incluso para sacar todo el partido posible a  la tecnología que adquiere.

Transformación y crisis del periodismo contemporáneo

Las empresas periodísticas, antes testigos e intermediarios entre la realidad y los ciudadanos y garantes del control al poder político, se han ido transformando en empresas en un proceso continuado de concentración en el que la necesidad de beneficio y la competencia por las audiencias han convertido el derecho a la información en un producto de consumo. La conversión de la información en espectáculo iniciada y desarrollada por la televisión, no se ha corregido con la multiplicación de los soportes de acceso, sino que, al contrario, ha incrementado su desarrollo cambiando profundamente el papel y la consideración de los medios periodísticos en la sociedad.

Aumento de la intermediación mediática en la visión del mundo

A pesar del acceso individualizado a la información propiciado por Internet,  el papel de intermediación de los medios de comunicación de masas no sólo no ha disminuido, sino que  se ha intensificado, de modo que la opinión publicada es la realidad hegemónica visible por la ciudadanía que vive la realidad mientras la percibe a través de la imagen que de ella construyen los medios (prensa, radio, televisión, internet, pero también cine, series, entretenimiento…) y que nosotros hemos dado en llamar medioambiente simbólico. Esto tiene dos graves consecuencias: la realidad que no está en los medios no existe, no sale en la foto y, en multitud de ocasiones, no hay coincidencia entre la realidad real y el medioambiente simbólico.

Nuevo marco legislativo

El nuevo marco legislativo determinado por la Ley General de la Comunicación Audiovisual española, acorde con una legislación europea más amplia, que prevé la participación ciudadana, a través de asociaciones representativas y reconoce la necesidad de avanzar en  la alfabetización mediática de los ciudadanos como algo ineludible y prioritario constituye también un nuevo ámbito legal mucho más favorable al asociacionismo audiovisual que el antiguo Estatuto de la Radio y la Televisión.

Papel de interlocución de la CEE

El desarrollo y fortalecimiento de la Comunidad Económica Europea y las instituciones que la conforman, han convertido a estas en primeros reguladores de los derechos de los usuarios de los servicios de comunicación audiovisual con el desarrollo de normativas y directivas que obligan a los países miembros. Esto hace imprescindible  la presencia de las asociaciones españolas en estas instituciones.

Estos son los mimbres con los que tenemos que construir un cesto que ayude a los usuarios a vivir en plenitud y libertad el medioambiente simbólico. 

Ahí es nada.