Nuestro amigo «divulgador» ha aparecido ya más de una vez en este blog  (lo podéis ver aquí, aquí y aquí) malparado en la denuncia de la impostura de parecer lo que no es. Pero hoy no soy yo, sino un lector del XLSemanal seleccionado por su cartero con esta sencilla misiva titulada «De Platón a Punset», el que denuncia su cienciología new age, más líquida que sólida y cada vez más gaseosa:

«»La religión y la política van a menos» y «las melodías van a más». Algo que «va a más» es un progreso, en el idioma menguante de Punset que identifica futuro y evolución. La gente «se arrima a la música» y «desconfía del lenguaje«, y el optimista profesional se suma: «Un idioma no sirve para entenderse -eso hay que dejárselo al cuerpo y al movimiento-, sino para engañarnos unos a otros«. Punset nos desengañará de sus artículos meneando sus caderas. Porque «al contrario de lo que decía Platón, el pensamiento no es lo más importante, sino el movimiento«. Hemos necesitado veinticuatro siglos, de Platón a Punset, para delegar en los «neurólogos del futuro» las cuestiones últimas. Mientras nos dejamos de filosofías, este abuelito entrañable nos embelesa. «A lo mejor lo único que importa es, justamente, lo que nos embelesa; sentir que formamos parte de la manada, empatizar con los demás. A lo mejor la música sirve para algo y el resto, para casi nada«. Las manadas que leyeron sus libros escucharán sus discos.» David Urquiza. Olaz (Navarra)

Por sus palabras -o por sus canciones y el vaivén de sus caderas, ¡¡¡Asúcar!!!, – los conoceréis: Barbarico Punset.