neil-postman-girl-blog1


«De algún modo, hablar del Dios de la tecnología dista mucho de ser una necedad desde el momento en que creemos que la tecnología funciona, que confiamos en ella, que nos hace promesas, que nos sentimos desamparados cuando se nos niega el acceso a ella, que nos sentimos bien cuando estamos en su presencia; desde el momento en que para la mayoría de la gente la tecnología funciona de manera misteriosa;  desde el momento en que se condena a las personas que hablan contra ella hasta que se sienten  intimidados; y, sobre todo, desde el momento en que, como  auténticos conversos, alteramos nuestros estilos de vida, nuestras agendas, nuestros hábitos y nuestras relaciones para acomodarnos a ella.
 Si esto no es una forma de creencia religiosa, ¿qué es?»