http://www.mavenpublishing.nl/wp-content/uploads/Nicholas-Carr.jpg

Floris Sollevelld

«Incluso Google ha reconocido que ha visto un efecto adormecedor en el público en general a medida que ha hecho su buscador más sensible y solícito», nos dice Carr en las páginas siguientes, continuando su profundización en esos efectos sutiles de pérdida que se dan al abandonarse en la eficacia de la máquina. «Podríamos suponer que a medida que Google mejorara afinando sus búsquedas, aprenderíamos de su ejemplo y nos volveríamos más sofisticados perfilando nuestras búsquedas en Internet. Pero según el ingeniero jefe de búsquedas de la compañía, Amit Singhal, sucede lo opuesto: «cuanto más precisa es la máquina, más perezosas son las preguntas». Cuanto más listo es el ordenador, más tonto se vuelve el usuario… ¿lo habíamos dicho ya?

Asimismo, experimentos publicados en Science en 2011 indican que nuestra memoria se ve perjudicada por el solo hecho de saber que la información estará disponible en una base de datos: eso «parece reducir la probabilidad de que nuestros cerebros hagan el esfuerzo necesario para formar recuerdos». Una cosa es ir perfeccionando cada vez más las técnicas de almacenamiento de información externa a nuestra memoria, tal y como no hemos dejado de hacer a lo largo de la historia, y otra el salto cuantitativo y cualitativo enorme que ahora hemos dado por el que «la automatización del trabajo mental hace demasiado fácil evitar el trabajo de recordar y comprender». “Cuanto más reemplaza la interfaz al esfuerzo humano, menor es la adaptabilidad del usuario a situaciones nuevas” escribió Mihail Nadin, de la Texas University. Cuanto más listo es el ordenador…

Y es que una cosa es la automatización que nos viene de fuera y nos hace perder habilidades y otra la automaticidad que generamos desde dentro para hacer una tarea con perfección. ¿Cómo adquirimos una habilidad? Comenzamos por alguna instrucción básica que nos dice cómo hacerlo. Pero para hacerlo realmente bien, debemos practicar la habilidad una y otra vez hasta automatizarla. «La responsabilidad por el trabajo se desplaza desde tu mente consciente, que tiende a ser lenta y a detenerse, a tu mente inconsciente, que es rápida y fluida». Conseguir nosotros hacer algo automáticamente implica un esfuerzo que provoca adaptaciones profundas y generalizadas en el cerebro.

Un ejemplo claro es el aprendizaje de la lectura: «una lucha mental agotadora […] un proceso lento, meticuloso, que requiere la atención completa de la mente consciente. […] Poco a poco […] a través de una sinfonía de cambios cerebrales, la lectura se vuelve fácil. […] Esos cambios en el cerebro no suceden mediante la observación pasiva. […] Sin un montón de práctica, repetición y ensayo de una habilidad en diferentes circunstancias usted y su cerebro nunca serán realmente hábiles en nada, al menos en nada complicado. Y sin práctica continuada, cualquier talento que posea se oxidará.

Las herramientas nos ayudan a llegar donde no llegamos por nuestros propios medios. «Con una simple calculadora de bolsillo […] podemos automatizar incluso operaciones matemáticas muy complicadas. […] Pero eso sólo funciona si ya se ha dominado la aritmética básica a través del estudio y la práctica. Si se utiliza la calculadora para evitar el aprendizaje, para llevar a cabo operaciones que no se han aprendido y no se entienden, la herramienta [… será una barrera para el pensamiento superior en lugar de un acicate». Una y otra vez, vemos como a medida que las máquinas son más perfectas, las personas se van volviendo más imperfectas. «El producto inmediato del trabajo conjunto entre máquina y mano de obra puede ser superior según criterios de eficiencia e incluso calidad, pero a pesar de ello la responsabilidad y la autonomía de la parte humana se ve restringida».

«”¿Y si el coste de tener máquinas que piensan es tener gente que no?”» (George Dyson, historiador de la tecnología, 2008)

Referencias:

Nicholas Carr, Atrapados, cómo las máquinas se apoderan de nuestras vidas, Madrid, Taurus, 2014.

Superficiales, Doce entradas del blog comentando el libro anterior de Carr

Texto íntegro del resumen paginado del libro