Acabo de visitar el blog Oculimundi y leo, en este artículo que tiene fotografíado Negre,  estas frases antológicas: «El peor daño que se le puede hacer a una persona es darle todo. Quien quiera anular al otro sólo tiene que evitarle el esfuerzo, impedirle que trabaje. […] Aquellos sistemas que por amor o por demagogia sistemáticamente le regalan todo a la gente, la vuelven la más pobre entre las pobres.[…] Quien ha recibido todo regalado se transforma en un indigente porque asume la posición de la víctima que sólo se queja».
Por su parte,Pilar Guembe y Carlos Goñi en su blog familia actualescriben sobre la familia filiocéntrica «donde el centro son los hijos y los padres pululan a su alrededor. Son los hijos los que van de acá para allá, de la casa de la madre a la del padre, pero conforman el núcleo de una estructura que sólo se mantiene por razón de ellos». Y añaden: «Como el zorro que borra con su cola sus propias huellas, este nuevo modelo elimina lo que afirma con lo que niega, porque la educación de los hijos fracasa paradójicamente cuando los convierte en absolutos» Y más adelante: «los niños hiperregalados, los llamados pequeños tiranos o el conocido como “síndrome del emperador”, son manifestaciones que ponen en tela de juicio una estructura que pretende sostenerse por lo que quiere sostener»
También José Luis y El País, se hacen eco de una advertencia del Defensor del Menor de Andalucía que en su último informe habla de una generación de principitos poco dispuestos a aceptar unas circunstancias adversas como las actuales y que, acostumbrados a tenerlo todo, no saben asumir el dejar de tenerlo, pagándolo con sus progenitores a quienes insultan, humillan y maltratan.
Por último, Javier Urra ha abierto una web —desde el nombre, recurra.com, muy centrada en él mismo, todo hay que decirlo— en donde explica que el fenómeno de los niños maltratadores va en aumento  ­ —«El Defensor del Menor, jueces, psicólogos y el propio Gobierno regional han alertado sobre el aumento de estas denuncias en la comunidad, las cuales se han duplicado en tres años, pasando de 213 en 2007 a 401 en 2010»— y pone a disposición de los padres todo un entramado de asistencia para el tratamiento de estos casos.
¿Qué está pasando en el medioambiente simbólico?