Adicciones digitales a las nuevas tecnologías - PSICÓLOGOS ...
 
María Teresa Mata entrevista al Psicólogo Xavier Carbonell en el blog Mensalus del catalán Instituto de Asistencia Psicológica y Psiquiátrica, sobre las adicciones a las nuevas tecnologías. Como los suicidios en la información periodística, las adicciones son un tema tabú en el mundo del ciberoptimismo. Es cierto que en la mayor parte de los casos y como en el resto de las adicciones, el adicto lo es antes de llegar a las nuevas tecnologías, pero también lo es que –también como en el resto de las sustancias­– las nuevas tecnologías constituyen un nuevo nicho para el tratamiento en los divanes de psicólogos y psiquiatras entre las llamadas adicciones sin sustancia: el juego, las compras, el sexo, los videojuegos, Internet…
 
Dice el doctor: «Internet, móviles y videojuegos ocupan un espacio importante en el proceso de socialización, influyendo en comportamientos y actitudes.  Con todo ello, están emergiendo un nuevo tipo de desadaptaciones conductuales producto de la generalización de las Tecnologías de la Información y la Comunicación conocidas como TIC.  Si bien estas herramientas fueron creadas como tecnologías para informar y comunicar, su propio diseño es susceptible de afectar a la voluntad de control, lo cual, junto con otros factores personales y ambientales, facilita la conducta adictiva
 
Internet con  un crecimiento exponencial del número de usuarios; el móvil con la telefonía móvil, los videojuegos con un consumo masivo por parte de millones de personas pueden llegar a interferir en la vida de las personas sobre todo en la infancia y adolescencia que por sus características de inestabilidad hacia la madurez, constituyen un «periodo sumamente susceptible de sufrir conductas adictivas u otros trastornos psicológicos relacionados con el uso de alguna de las aplicaciones de las TIC.»
 
 Contactar y vincularse a sus iguales 24 horas siete días a la semana, esconderse tras el efecto desinhibidor del anonimato de la pantalla para ser capaz de hacer y decir lo que cara a cara le costaría más, ocultar fácilmente la vergüenza, enmascarar la identidad personal, son todos componentes de la red que atraen poderosamente a los adolescentes.
 
 «El uso que el adolescente hace de Internet puede ser problemático cuando el número de horas de conexión afecta al correcto desarrollo de la vida cotidiana, causándole estados de somnolencia, alteración del estado de ánimo, reducción de las horas dedicadas al estudio o a sus obligaciones, y adictivo cuando entra en juego su identidad» y no sólo cuando se da un “sobre uso” de la tecnología. Es en aquellas actividades, como algunos chats y los juegos de rol en red en los que por actuar desde una identidad inventada el sujeto puede sentirse mejor con su perfil inventado que consigo mismo, donde está el riesgo: « la identidad virtual podría llegar a ser más importante que la vida real».
 
Merece la pena la entrevista completa porque en ella se relacionan, además, factores de riesgo y algunas pautas preventivas cuando surgen problemas de este tipo.