Sencilla y breve entrevista realizada por Mª Teresa Mata a la psicóloga  Marilén Barceló en el blog Mensalus con un título muy expresivo: «WhatsApp, el significado de estar continuamente en línea». Me atrajo lo de «elsignificado» porque no hacía referencia directa como tantos otros a los efectos, sino al sentido. Es breve y merece la pena echarle un vistazo.
Os destaco algunas ideas:
«WhatsApp aporta comodidad y múltiples facilidades al usuario de telefonía móvil, y también le conecta, aún más, a su red social.  Esto aparentemente no parece un inconveniente, pero conforme exploramos qué significa este “estar continuamente en línea”, descubrimos que, para muchos, el sentir la obligación de contestar mensajes e estar inmersos en largas conversaciones de manera continuada, supone un problema. […] Puede entenderse de dos maneras: como un sistema de mensajería gratuito que permite notificar todo aquello que necesitemos en tiempo real, o como un chat, hecho que nos permite estar en continua conversación.» 
Aunque se puede elegir no estar receptivo «si no deseamos recibir mensajes, lo cierto es que el estado de la gran mayoría de usuarios siempre termina siendo “en línea
«Son muchos los que comentan sentirse “enganchados” a esta aplicación dado que mantienen conversaciones con personas individuales o incluso con grupos durante horas. […Por lo que] WhatsApp no únicamente engancha: para muchos llega a ser estresante, puesto que en algunas conversaciones los usuarios piden respuesta inmediata y esto requiere una dedicación continua
 «El contestar mensajes nos aísla del contextoen el que nos encontramos, y nos impide vivir con plenitud ese momento
Ante la pregunta de las consecuencias psicológicas que conlleva esta necesidad de estar continuamente en línea, nos dice: «Ansiedad y estrés, así como dificultad por seguir una conversación en vivo, falta de concentración o distracciones varias por falta de atencióntales como cometer un error en el trabajo o olvidar realizar una tarea concreta
Y en el capítulo de recomendaciones de uso, da las siguientes:
1. Utilizar WhatsApp como un sistema de mensajería normalmente y como chat conversacional sólo en momentos determinados.
2. No sentirse obligado a contestar inmediatamente, sino gestionar los tiempos de respuesta en los momentos adecuados.
3. No sustituir siempre la conversación oral telefónica por los mensajes escritos ya que son dos tipos de comunicación distintos, útiles también para situaciones distintas.
4. Señalar distintos estados visibles en nuestro perfil que determinen si estamos o no ocupados y si deseamos atender o no mensajes.