El medioambiente simbólico está cargado de imitaciones que pugnan en las pantallas por engañarnos entregándonos sucedáneos de realidad, virtualidades para ser vividas como si de vida real se tratara.

La ilustración es una representación más de la realidad entre la ilusión de las veinticuatro imágenes por segundo del cine, las trescientas veinticinco líneas de la televisión analógica, los unos y ceros de la televisión digital y la fidelidad aparente de la fotografía. Una «imago» más, una imitación, una imagen. Sin embargo, en ella, como en la pintura y el dibujo, en la fotografía artística y en todo el arte en general, la representación no sustituye a la realidad, sino que la recoge, la imita y la trasciende  sin engañar al espectador que en ningún momento cree estar siendo testigo, sino que sabe que entre la realidad y él, el ilustrador, el artista, es un intermediario que interpreta la realidad descubriéndonos, en su particular visión, facetas invisibles de la realidad misma que nunca hubiéramos sido capaces de descubrir sin él. Como el poeta, penetra en las cosas devolviéndonoslas renovadas. 

El medioambiente, así, no se empobrece por la manipulación de la imitación vicaria, sino que se enriquece con la visión personal del creador.

Hoy, Sempé:

portrait

   labyrinth

  new york ciclista puente

new york ciclista

new york nevado

new york patinadores  new york ventana

new york   sempe_3

sempe_bcov

sempe_pg_lovers3

sempe-007 sempe01

  Sempe-Paris-1

sempetree

Automne1

Caillou_003

nicolas

padres e hijos

e5ce8bd8-07d2-11de-86db-d33d4d96e58d

inspecteur