La Fundación A3 creada como elemento de responsabilidad social corporativa para generar campañas que asocien su marca a iniciativas de mejora social, utiliza sus fondos, su web y por supuesto, sus propias radios y televisión —Antena3, Onda Cero y Europa FM— para publicitarlas. Son iniciativas todas ellas muy loables para bajar el número de accidentes de tráfico (Ponle freno), contra la obesidad infantil (El estirón), para popularizar el buen uso de la red (Vive conectado), contra el abandono de los animales (Placa azul)…
Todo intachable. Sin embargo, siempre que oigo o veo uno de sus spots y pienso el coste que cada uno supone (actores, rodaje, tiempo de emisión…) no deja de ocurrírseme que podrían hacer una fenomenal campaña para que todos los adultos y niños de España, pasáramos menos tiempo delante del televisor viendo la suya o cualquiera de las otras cadenas: estás tan tranquilo viendo la tele y uno de tus actores o actrices favoritas sale en pantalla y te señala con el dedo

 “Pero ¿Qué haces ahí tirado? ¿cuánto tiempo llevas en el sofá? ¿Es que no tienes nada mejor que hacer? Venga, coge el mando, apaga la tele y lee un libro o charla con el que tengas al lado. Date un paseo. Haz deporte. Toma el aire. Venga, muévete, apaga»
Y el slogan final, como si fuéramos zombies o Lázaros:
«Por fa, haz algo, levántate y anda; vive y deja de mirar cómo viven los demás»

o quizás una campaña contra la telebasura del tipo:
«¡Ponle freno a la telebasura!: cuando la detectes en tu pantalla, ¡apaga la TV!»

o hablando de nuevas tecnologías e Internet, ese magnífico slogan de,
«Desconéctate para poder conectarte»

O, en relación a la obesidad, algo como
«Si quieres crecer sano, deja de estar sentado ante  el televisor»

o, finalmente,
«No te abandones: deja de ver tanta televisión»

En fin: es una idea.

P.S.: Entre los 100 consejos contra la obesidad de El estirón, no hay ninguno que haga referencia a la televisión como incitador al sedentarismo de los niños, a su falta de sueño o a su alimentación a base de productos anunciados en la tele. ¿Por qué?