Hemos glosado aquí muchas veces «El Contrato» de Janell Burley, como el mejor documento para expresar lo que supone la compra del móvil desde el punto de vista educativo.

Ahora la autora ha publicado un libro en el que desarrolla de manera pormenorizada todo el proceso de esa compra y el acompañamiento subsiguiente.

Muy americano en su detalladísima acumulación de anécdotas y casos recogidos en su experiencia de madre y de conferenciante, es quizá excesivamente prolijo, pero lleno de ejemplos y situaciones comunes que pueden ayudar a los padres a comprender mejor cómo afrontar el reto educativo que supone el acceso a la tecnología por parte de sus hijos.

Pero es clarísimo en su parte más dura: no hay nada que hacer que no sea acompañar de verdad -es decir, compartir, ver, leer observar, corregir, dialogar…- a los hijos en sus primeros pasos con la nueva herramienta. No hay soluciones milagrosas. Hay que estar, compartir la contraseña, pactar… Todo menos dejarles solos. Como en todo el resto de la tarea educativa.

Muy recomendable.

Usa la tecnología, no la consumas o serás consumido por ella.