Hablábamos ayer de contexto.
Pero otra de las claves de mi optimismo es el texto. No seré yo quien pontifique con lo que va a ocurrir, pero está claro que ya estamos caminando por caminos nuevos.
El texto televisivo ya no es una dictadura. Los días de la televisión generalista de audiencias masivas están contados. El usuario ilustrado en la palabra y alfabetizado digitalmente, tiene ya acceso a un universo de elección que le libera por completo para ver televisión sin ver la televisión. Y no me refiero al soporte, sino, sobre todo a los contenidos.
Hablaré en otro post de la televisión que no es televisión, pero hoy simplemente abro un par de puertas para entrar en un consumo de imágenes en las que los que mandan son los consumidores.

Una puerta se llama:


En ella lberto Nahum García Martínez, profesor universitario, es decir, ilustrado, y, como él mismo se define, investigador televisivo, cinéfilo y seriéfago, es decir alfabetizado en lo digital, nos ofrece en su blog un comentario crítico personal e interesante del panorama de las series de televisión que realmente merecen la pena. En su blog, como en todo enlace de la red,  hay otras muchas puertas.

Y la otra puerta es:

Una web creada por Hernán Casciari, un argentino afincado en España y un espectador compulsivo de series televisivas. No hay que esperar, por supuesto, ningún criterio moral en sus juicios ni ninguna clasificación  por edades o algo parecido. De hecho desprecia ―en algún caso con razón― a aquellos que ponen el grito en el cielo por cualquier exceso erótico y no se enteran de la misa la media (en confianza, y ahora que no nos oye nadie, creo que se refiere a nosotros, las asociaciones de telespectadores).
Un spoiler, en inglés, es aquel párrafo en el que se revela total o parcialmente detalles del argumento de una obra artística narrativa. La web es, mucho más que eso, una estupenda herramienta para las miles de personas que eligen ver televisión de calidad, en lugar de quejarse de la telebasura.
La web ofrece información muy útil y exhaustiva sobre series de televisión: crítica, contenido, dónde verla, cómo comprarla, cómo bajársela de la red, etc.
Hay apartados dedicados especialmente a aquellos usuarios inexpertos en el manejo de programas para acceder a estas series a través de internet, con instrucciones precisas y paso a paso.

Desde la Web y viceversa podemos ir a su Blog del mismo nombre

igualmente recomendable.
Si  se toman la molestia de abrir cualquiera de estas puertas, descubrirán que hay otra televisión que ver y que podemos mejorar el contexto, pero también encontrarnos con otros textos visuales realmente interesantes y enriquecedores.

Actúen en lugar de quejarse: busquen, comparen y vean buena televisión, no la consuman o serán consumidos por ella.