Los detenidos iban esposados ambos por la mano derecha para evitar fugas | A.V.
Estos señores han sufrido pena de telediario. Los medios son de nuevo, un medio. El sanbenito de la moderna inquisición pública: la instrumentación político-mediática.
Se reía mi cuñada el otro día de la inconsistencia de una pequeña anécdota convertida en noticia por un periódico local: «Señora se rompe la nariz al chocar con la puerta de cristal de unos grandes almacenes». Pero ¿y los dos meses de portadas con los trajes del señor Camps en los grandes diarios nacionales? La misma inconsistencia excepto por el hecho de su instrumentación mediática que es lo que los convierte en noticia.
Lo dicho: pena de telediario para el que aparece esposado y expuesto. Pena de telediarios para el sufrido telespectador que todavía busca inocentemente información en ellos.
Vean televisión, no la consuman o serán consumidos por ella.