Última remesa de ideas sacadas de Redes Sociales, Manual de supervivencia para padres, de Charo Sádaba y Xavier Bringué, e Hijos Conectados, de Isidro Catela,

Algunas normas:

  • Antes de educación infantil, pantallas las mínimas.
  • Antes de los 14 años no hay redes. Es ilegal e innecesario. Igual que no se puede conducir hasta los 18, no se puede tener perfiles hasta los 14. Si creemos que antes de esa edad es conveniente debemos reservarnos la posibilidad de acceso (contraseñas)
  • En casa: el acceso a la tecnología pactado y con normas de uso y consumo.
  • Comidas sagradas
  • La importancia del ejemplo
  • Encargar a los mayores la educación on line de los pequeños, o del aprendizaje digital de las personas mayores.
  • Encargarles sacar adelante una página familiar: web, blog, Facebook…
  • Si el adolescente no lo pide, no le empujemos

Dialogar con ellos sobre:

  • El evitar expresar on line aquellas dudas, impresiones, sentimientos… que uno no pondría en el tablón de anuncios de colegio.
  • El revisar periódicamente los amigos agregados, eliminar los que no conozco
  • El ser coherentes con el comportamiento online y offline; lo mismo en el muro que en el patio del instituto
  • Que no es lo mismo hacer un comentario en privado con un grupo de amigos, que hacerlo en la red ante nuestros “amigos”. La red siempre es permeable.
  • Que piensen antes de publicar; no compartir la intimidadsin pensar en las consecuencias
  • Es esencial insistir en la veracidad y sinceridad de lo que se cuenta en la red. Una relación construida sobre mentiras, distorsiones o exageraciones no tiene futuro o lo tiene problemático.
  • Quedar con alguien y pasarse el rato mirando la pantalla del IPhone en vez de mirarle a los ojos es una falta de respeto.