Me manda Trini este enlace:


No dejen de verlo. Son seis minutos de un trabajo fotográfico de extraordinaria calidad. La imagen al servicio de una verdad mediática y, a la vez, y quizá por serlo, una verdad oculta.

Sin embargo, Juan Medina nos la desvela. Consigue atrapar con su cámara una pequeña parte de esa realidad que todos desconocemos por los medios y la ilumina de tal modo que nos la revela como nueva. Impresionante. De una belleza estremecedora como todo lo que es de verdad. Y digo belleza porque la belleza no tiene por qué ser amable. Puede ser como aquí terrible y, por eso, también conmovedora.

Bondad y belleza. Un trabajo magnífico al servicio de la verdad.

(No hacen falta palabras, pero se denominó «muro del Atlántico» a las defensas construidas por los alemanes durante la segunda guerra mundial para prevenir un posible desembarco aliado)