José Luis nos envía este vídeo con intención de anmistiarlo del magma publicitario. Creo que lo vale y aquí está.  Si salvamos a un agua mineral, salvaremos otra.Tal y como advierte él mismo, hay que «verlo» con los ojos cerrados. Publicidad para oír.