¿Es ciencia ficción o la reducción al absurdo del presente cotidiano?