Le pido prestado a Negrevernis este gazapo digital tan sabroso que reproduce en su blog Historia Ficción. Aquí lo incorporo a mi colección de Barbariccos. Más allá de la anécdota, está lleno de resonancias medioambientales contemporáneas, que tienen mucho que ver con lo que reseñábamos ayer. ¿Acaso no hay aquí un ejemplo de adaptación cerebral al nuevo medioambiente?

«Examen de recuperación de una evaluación. El alumno en cuestión ha estudiado sin parar y lo demuestra con la inseguridad de la adolescencia:

– Pregunta: ¿Cómo podrías distinguir una escultura sumeria de otra que no lo fuera?

– Respuesta: En internet está todo».


 

Usen la tecnología, pero no la consuman o serán consumidos por ella..